BlogHealth

El estudio muestra un vínculo entre las siestas frecuentes y la presión arterial alta

Puntos destacados de la investigación:

  • Las siestas diurnas frecuentes o habituales en adultos se asociaron con un 12% más de riesgo de desarrollar presión arterial alta y un 24% más de riesgo de sufrir un ataque o derrame cerebral en comparación con nunca tomar una siesta.
  • Un porcentaje mayor de las personas que tomaban siestas frecuentes eran hombres, tenían niveles de educación e ingresos más bajos, e indicaban que fumaban cigarrillos, bebían alcohol diariamente, sufrían de insomnio, roncaban y eran personas de hábitos nocturnos en comparación con las personas que indicaban que tomaban siestas a veces o nunca.
  • El resultado de la aleatorización mendeliana muestra que si la frecuencia de tomar siestas aumentaba en una categoría (de nunca a a veces o de a veces a normalmente), el riesgo de tener una presión arterial alta aumentaba en un 40%.

Prohibida su divulgación hasta las 4:00 a. m., CT/5 a. m. ET, lunes, 25 de julio del 2022

DALLAS, 25 DE JULIO, 2022: Según una nueva investigación publicada hoy en Hypertension, una revista de la American Coronary heart Affiliation, tomar siestas de manera periódica se asocia con riesgos más altos de presión arterial alta y con ataques o derrames cerebrales.

Algunos investigadores en China examinaron si las siestas frecuentes podrían ser un issue de riesgo causal potencial para la presión arterial alta o los ataques o derrames cerebrales. Este es el primer estudio que utiliza tanto el análisis observacional de los participantes durante un largo período como la aleatorización mendeliana, que es una validación del riesgo genético para investigar si tomar siestas frecuentes se asocia con la presión arterial alta y los accidentes cerebrovasculares isquémicos.

“Estos resultados son especialmente interesantes, ya que millones de personas podrían tener el hábito de disfrutar de una siesta common o, incluso, diaria”, cube E Wang, Ph.D., M.D., profesor y presidente del Departamento de Anestesiología en el Hospital Xiangya de la Central South College y el autor correspondiente del estudio.

Los investigadores utilizaron información del UK Biobank, una gran base de datos biomédica y un recurso de investigación que contiene la información genética, médica y de estilo de vida de medio millón de participantes del Reino Unido de manera anónima. UK Biobank reclutó a más de 500,000 participantes de entre 40 y 69 años que vivían en el Reino Unido entre el 2006 y el 2010. Los participantes proporcionaron regularmente muestras de sangre, orina y saliva, así como información detallada sobre su estilo de vida. La encuesta sobre frecuencia de las siestas diurnas se realizó 4 veces entre el 2006 y el 2019 en una pequeña proporción de los participantes de UK Biobank.

El grupo de Wang excluyó los registros de personas que ya habían sufrido un ataque o derrame cerebral o tenían una presión arterial alta antes del inicio del estudio. Esto dejó a alrededor de 360,000 participantes para analizar la asociación entre tomar siestas y los informes de ataques o derrames cerebrales o de presión arterial alta por primera vez, con un seguimiento promedio de aproximadamente 11 años. Los participantes se dividieron en grupos con base en la frecuencia de las siestas autoinformadas: “nunca/rara vez”, “a veces” o “generalmente”.

En el estudio se descubrió lo siguiente:

  • Un porcentaje mayor de las personas que tomaban siestas habituales eran hombres, tenían niveles de educación e ingresos más bajos, e indicaban que fumaban cigarrillos, bebían alcohol diariamente, sufrían de insomnio, roncaban y eran personas de hábitos nocturnos en comparación con las personas que indicaban que tomaban siestas a veces o nunca.
  • En comparación con las personas que informaron que nunca tomaban siestas, las personas que normalmente tomaban siestas tuvieron un 12% más de probabilidades de desarrollar presión arterial alta y un 24% más de probabilidades de sufrir un ataque o derrame cerebral.
  • Los participantes menores de 60 años de edad que normalmente tomaban siestas tenían un riesgo un 20% mayor de desarrollar presión arterial alta en comparación con personas de la misma edad que nunca tomaban siestas. Después de los 60 años de edad, tomar siestas de manera routine se asoció con un riesgo un 10% mayor de desarrollar presión arterial alta en comparación con aquellas personas que informaban que nunca tomaban siestas.
  • Alrededor de tres cuartos de los participantes permanecieron en la misma categoría de siestas durante todo el estudio.
  • El resultado de la aleatorización mendeliana  mostró que si la frecuencia de las siestas aumentaba en una categoría (de nunca a a veces o de a veces a normalmente), el riesgo de desarrollar presión arterial alta aumentaba en un 40%. Una mayor frecuencia de siestas estuvo relacionada con la propensión genética al riesgo de sufrir de presión arterial alta.

“Esto puede deberse a que, aunque tomar una siesta en sí no es perjudicial, muchas personas que toman siestas pueden hacerlo debido a que duermen mal por la noche. Dormir mal por la noche está asociado con una mala salud, y las siestas no son suficientes para compensar eso”, dijo Michael A. Grandner, Ph.D., MTR, experto en el sueño y coautor del nuevo Puntaje de salud cardiovascular de Life’s Important 8 de la American Coronary heart Affiliation, que agregó la duración del sueño en junio del 2022 como la 8.a métrica para medir la salud óptima del corazón y del cerebro. “Este estudio hace eco de otros hallazgos que generalmente muestran que tomar más siestas parece reflejar un mayor riesgo de problemas de salud cardíaca y otros problemas”. Grander es director del Programa de investigación de la salud del sueño y de la Clínica de Medicina Conductual del Sueño. También es profesor asociado de psiquiatría en la Universidad de Arizona en Tucson.

Los autores recomiendan un examen adicional de las asociaciones entre un patrón de sueño saludable, incluida la siesta diurna, y la salud del corazón.

El estudio tiene varias limitaciones importantes que se deben considerar. Los investigadores solo recopilaron la frecuencia de las siestas diurnas, no la duración, por lo que no hay información sobre si la duración de la siesta afecta la presión arterial o los riesgos de los ataques o derrames cerebrales, ni sobre cómo lo haría. Además, la frecuencia de las siestas fue informada por las personas mismas, sin ninguna medición objetiva, por lo que los cálculos no fueran cuantificables. Los participantes del estudio eran principalmente de mediana edad y de tercera edad con ascendencia europea, por lo que es posible que los resultados no sean generalizables. Por último, los investigadores aún no han descubierto el mecanismo biológico del efecto de la siesta diurna sobre la regulación de la presión arterial o los ataques o derrames cerebrales.

Los coautores son Min-jing Yang, M.D.; Zhong Zhang, Ph.D., M.D.; Yi-jing Wang; M.D.; Jin-chen Li, Ph.D.; Qu-lian Guo, Ph.D., M.D.; Xiang Chen, Ph.D., M.D.

El Programa nacional de investigación y desarrollo clave de China apoya financieramente esta investigación.

Los estudios publicados en las revistas científicas de la American Coronary heart Affiliation son revisados por expertos. Las afirmaciones y conclusiones en cada unique son solo las de los autores del estudio y no reflejan necesariamente la política o posición de la Asociación. La Asociación no realiza ninguna afirmación ni ofrece garantía de ningún tipo en cuanto a su exactitud o confiabilidad. La Asociación recibe financiación de personas particulares principalmente; además, distintas fundaciones y empresas (incluidas empresas farmacéuticas y fabricantes de dispositivos, entre otras) realizan donaciones y financian eventos o programas específicos de la Asociación. La Asociación tiene políticas estrictas para evitar que estas relaciones influyan en el contenido científico. Los ingresos de las empresas farmacéuticas y biotecnológicas, los fabricantes de dispositivos, los proveedores de seguros médicos y la información financiera basic de la Asociación están disponibles aquí. 

Recursos adicionales:

Acerca de la American Coronary heart Affiliation

La American Coronary heart Affiliation es una fuerza incansable para un mundo de vidas más largas y saludables. Nos dedicamos a garantizar una salud equitativa en todas las comunidades. A través de la colaboración con numerosas organizaciones, e impulsados por millones de voluntarios, financiamos la investigación innovadora, abogamos por la salud pública y compartimos recursos que salvan vidas. La organización con sede en Dallas ha sido una fuente líder de información de salud durante casi un siglo. Comuníquese con nosotros a través de coronary heart.org, Fb, Twitter o llamándonos al 1-800-AHA-USA1.

###

Para consultas de los medios de comunicación o para consultar el punto de vista experto de la AHA/ASA, llame al 214-706-1173

Maggie Francis: 214-706-1382; [email protected] heart.org

coronary heart.org and stroke.org

Related Articles

Back to top button
close